top of page

Desperté Así, Después de la Operación

Si te van a operar por tener un quiste o posiblemente endometriosis, esta fue mi experiencia  para darte una idea. Para empezar, estaba extremadamente nerviosa con mi estómago en nudos. Me iban a operar porque tenía un quiste en mi ovario que me estaba jalando mi tubo y me iba a causar más problemas que no necesitaba. Al mismo tiempo, me dijeron que en la operación, me iban a ver con seguridad si tenía endometriosis porque no hay otra manera de ver eso. Honestamente, se me hace ridículo que no puedan ver grandes tumores sin abrir a una persona cuando tenemos tecnología tan avanzada ahora, pero bueno. 


La doctora me dijo que podían haber tres escenarios: la primera, solo tengo un quiste y me lo quitan y ya. No tomaría más de una hora. La segunda, tengo endometriosis, y un quiste, y me quitan la endometriosis y el quiste. Tomaría dos horas más o menos. La tercera, todo es peor de lo que esperaba, me quitan mi ovario y me tienen que hacer cesárea. 


Cuando me tocó reportarme a las 5am al hospital, fui con mi mama y mi pareja. Por suerte, mi mama y mi pareja tienen buen humor y pudimos hacer chiste de todo para calmar nuestros nervios. En el primer cuarto estaba con todos los que iban a tener cirugía o madres embarazadas que estaban extremadamente enojadas con el mundo. Aparentemente, cuando das a luz, no dejan más de dos personas en el cuarto y muchas tenían a sus familias enteras ahí. De ahí, nos fuimos a otro cuarto de espera con menos personas. No podíamos hablar mucho porque todo se escuchaba, así que solo sonreímos hasta que me llamaron solo a mi al otro cuarto de espera. Ahí me tuve que quitar todo, mis aretes, joyas, todo y me hicieron mas examenes de sangre para ver que todo seguía bien. De ahí ya me recosté en la cama con cortinas beige alrededor mío. Mi mamá entró primero y empezó a rezar calladamente mientras yo estaba tratando de hacer chistes. Después de ella, mi pareja entró y él conoció a mi doctora y a mi anestesiólogo. Le dije a mi doctora que por favor le tomara una foto a mi ovario si me la quitaban porque quería ver a la maldita que me causaba tanto dolor. Después de unos minutos, unas enfermeras llegaron, muy amables y me empezaron a mover de ahí a la sala de operaciones. Tenía como a 4-5 personas trabajando en ponerme los tubos y otras cosas, y al mismo tiempo hablando de cosas para calmar mis nervios. Finalmente, me pusieron una máscara de gas y me dijeron que respirara. De ahí solo recuerdo la luz brillante lentamente convirtiéndose a la oscuridad.      


Cuando me desperté, la primera cosa que vi fue un reloj antiguo en la pared. No sé cómo, pero supe que era como dos horas después. El segundo escenario fue lo que ocurrió. Una enfermera estaba a la par mía y le pregunté si todavía tenía mis dos ovarios. Cuando me dijo que sí, me quedé dormida otra vez. La próxima vez que me desperté, estaba en mi cuarto de recuperación. Ahí estaban mi mamá y mi pareja y me sentí contenta y segura. La primera vez que tuve que usar el baño necesitaba ayuda de una enfermera. De repente estaba super mareada, quería vomitar pero nada me salió como no tenía nada en el estómago. Cuando me recosté otra vez dije que me sentía como que alguien me disparó y mi pareja me dijo, bueno, te apuñalaron técnicamente. Y mi mente explotó. 


La segunda vez que caminé aún me dolía demasiado y la enfermera me dijo que me miraba como que me iba a desmayar. Pero yo estaba determinada a irme del hospital lo más pronto posible. Después de caminar más veces y ya no verme como que me iba a desmayar, pedí que me quería ir. La enferma vino y me dio unos documentos de salida, me vestí, que por alguna razón u otra tenía pantalones de pijama que sinceramente no recomiendo. Tarde en el hospital 12 horas en lugar de las tres que me dijeron que iba a tardar. Dichosamente, solo estábamos a 10 minutos de casa y cuando entre, me dormí en mi sillón por unas horas.


La recuperación entera tardó como dos meses. Me dijeron que tenía endometriosis fase cuatro que significaba que se extendió a muchas partes de mi cuerpo como mis intestinos, vejiga, etc. y no pudieron quitarlo todo completamente porque se fusionó con otras partes de mis intestinos y me podía causar más daño. Lo peor fue mi primer periodo después de la operación. Fue lo más doloroso que he sentido en mi vida. Pero, después de eso se fue mejorando mucho más. Muchísimo más.   



Recent Posts

See All

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page