top of page

DIU Parte 1

La solución para todos mis problemas, según mis doctores, era método o pastillas anticonceptivas, sin primero ver que tenía yo de malo. Los efectos secundarios de posiblemente estar super deprimida o tener cambios de humor siempre era algo que no me convivencia. Ahora, desafortunadamente, con la endometriosis severa, las anticonceptivas no eran una opción, si no que era necesario para controlarla, según mi ginecóloga que la voy a llamar, Dra. U.


En mis primeros 3 meses después de la operación, decidí no tomar absolutamente nada de anticonceptivas por varias razones. Primero, me sentía muy frustrada con todos los cambios en mi cuerpo, en mi dieta y en mi vida. Segundo, emocionalmente y mentalmente estaba hecha lata. El sanar fue un proceso desafiante y yo quería tiempo para pensar y conocer a mi cuerpo ahora que no tenía toda la endometriosis.


Después que logré lo que yo pensaba era imposible, mi primer periodo sin dolor, hablé con otra ginecóloga que me convenció que para seguir así, un DIU me iba a ayudar aún más. No solo eso, pero como tengo una tía que tuvo cáncer en el senos, la doctora me dijo que esto era más seguro que las pastillas. Obvio, conocía muy bien las historias de horror con la DIU, pero sufriendo con el dolor de endometriosis y la operación, yo quería hacer todo lo posible para no sentir ese dolor otra vez. Decidí por ponerme un DIU.


Hij* de p*ta como dolio. No tengo hijos así que nada me ha salido de mi cuello útero excepto la sangre de mi periodo. Tener algo forzadamente dentro del útero me dolió hasta mi alma que de verdad pensaba que me iba a desmayar. La enfermera me dio un cuentecito caliente como que eso me iba a ayudar en algo. Mayormente lo use como una pelota de estrés. Tuve mucha nausea y estaba super mareada y eso me quedó por mucho tiempo.


Me pusieron el DIU un martes, y ese día fue perdido. Estaba en mi cama, hecha una bolita y dormí. El proximo día no fue muy diferente. Para el fin de semana, ya no estaba sangrando y el dolor se me bajó un poco más.


El lunes decidí hacer mi rutina de cada mañana que es yoga, desayuno, y trabajar. Todavía tenía un poco de dolor pero no era tan fuerte para tomar ibuprofeno, pensaba que el yoga me podía ayudar. Comí desayuno. Lista.


De repente, como a las 11 a.m sentí un dolor bien fuerte y desconocido que me dejó incapacitada. Esto NO se sintió como un dolor normal de mi periodo. Después de unos minutos que no me podía mover, logré tomarme ibuprofeno. Tenía náusea, estaba confundida y en ese momento estaba sola. Decidí acostarme para dejar que el ibuprofeno hiciera su trabajo.


Mi pareja regresó a casa y vio que no estaba muy bien. Desafortunadamente, en unas horas me regresó ese dolor super fuerte, entonces él decidió llamar a un médico profesional. Una enfermera quería hablar conmigo pero yo estaba llorando y no mucho podía. Me dijo que mejor fuera a la sala de emergencia porque no era normal que tuviera tanto dolor.


Le dije muchas gracias y colgué. Me tomé más ibuprofeno y decidí no ir a la sala de emergencia por todas las malas experiencias que he tenido anteriormente. No solo estuviera ahí por horas pero estaba segura que me iban a decir que todo estaba bien. Yo sé que soy cínica. (Por favor no hagas esto si tú pasas por lo mismo. Sé que soy hipócrita.) Al siguiente día mi ginecóloga, Dra. U, me llamó y me dijo que estaba confundida porque si fue puesto mal entonces hubiera sentido dolor desde el primer día. Le dije que sí. Desde que me lo puso sentía un dolor muy raro y muy específico en mi lado derecho. Me dijo que la fuera a ver lo más pronto posible.


Sentí como que era arma de doble filo decir que tenía este dolor desde el principio porque sentía como que me iba a decir que todo era normal y que le diera más tiempo para ajustarse. Pero ahora ella me dijo que debería de haber dicho algo porque es señal de algo malo. Es frustrante. De todas formas, hice una cita para 4 días después que era lo más pronto que tenía.


El resto de la semana, tenía miedo de que ese dolor me regresara pero dichosamente no. Cuando fui con la Dra. U me dijo que ese dolor era mi endometriosis. Al fin, yo decidí no tomar ningún anticonceptivo después de mi operación, así que tal vez ya me crecio otra vez. Mi endometriosis es severa así que es eso y no el DIU.


Mi mente no podía hacer sentido de lo que me estaba diciendo. Ella le estaba echando la culpa no solo a mi endometriosis sino a mi por no haber tomado los anticonceptivos como ella me había dicho. Pero en mi alma yo sabía que no era eso. Yo he vivido por AÑOS con endometriosis, yo sé cómo se siente y el dolor que tenía era muy diferente. No solo eso, ¿cómo es que yo tuve un periodo sin dolor el mes anterior?


Yo sentí como que ella no quería admitir que hizo algo malo y trato de echarle la culpa a mi situación. Obvio no puedo decir que esa era su intención, pero así se sentía. Ella me examinó rápidamente y cuando me empujo en mi estómago me dolió en mi lado derecho. Así que el siguiente paso era hacerme un ultrasonido para ver si el DIU estaba puesto bien. Perfecto. El siguiente día disponible para el ultrasonido es hasta en 3 meses.


Que frustrante y ridículo. Estaba tan enojada que el fuego casi me salía de mis oídos. Me sentí como que me equivoqué con esta decisión y ahora no me lo quería quitar.


Cuando llegué a mi casa, inmediatamente busqué a otra ginecóloga que me pudiera ayudar. Después de una larga búsqueda, encontré a una que no estaba tan lejos y supuestamente se especializaba en endometriosis. Cuando la fui a ver, era muy seria, así que la llamare Dra. G, G por gruñona. Ella me dijo que ese dolor tal vez era porque estaba ovulando por primera vez con el DIU. De todas formas me hizo un ultrasonido para ver si estaba bien puesto. El ultrasonido enseño que tenia un quiste super chiquito y una fibroma también y cabal en el lado que me dolía. Ella me dijo que le diera 8 semanas más y si no podía entonces que regresara y podíamos hablar sobre otras opciones.


Ya van 2 semanas. Anoche me empezó a doler otra vez, pero como un pulso despacio se me iba y se me venía. Lo voy a seguir monitoreando pero va sin decir que ya me lo quiero quitar.


Quisiera terminar con esto: sólo porque podemos aguantar tanto dolor no significa que tenemos que aguantarlo. Después, me enteré que yo podría haber pedido que me adormecieran antes de ponerme esa babosada. Que locura que no es algo que me ofrecieron.


4 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page