top of page

DIU Parte 2

Al fin, logré sobrevivir un mes con esa cosa, y esto fue mi experiencia:


Todos los días se sentía como que estaba montada en una montaña rusa. La sangre se me venía por poquitos algunos días, y otros no. Igual con el dolor. La acupuntura me ayudó bastante, pero desafortunadamente, solo por un día. Al siguiente día, me bajo muy fuerte pero por lo menos no con mucho dolor. Bueno, eso fue hasta el mediodía.


Por alguna razón yo sentí la necesidad de decir que me “sentía muy bien”, y en unas horas me vino como una ola grande el dolor que me aventó en mi cama. Por lo menos no era tan fuerte como la vez que casi fui a la sala de emergencia, pero sí lo suficientemente fuerte para que no pudiera caminar muy bien. Ese día traté de tomarme kombucha, como lo hago siempre por casi mas de 10 años, pero esta vez me aumentó el dolor entonces pare.


Ese lunes me levanté con dolor. No podía caminar muy bien porque el dolor en mis piernas era demasiado fuerte. Yo siempre he tenido dolor en mis piernas cada vez que me bajaba, pero después del DIU, ese dolor se sentía más fuerte, especialmente en mi lado derecho. No digamos el dolor en mi útero que también sentía más fuerte en el lado derecho, hasta pensaba que tenía apendicitis.


Adelantemonos al día que cumplí un mes con esta cosa. Fui con la Dra. G que me la removió sin preguntarme casi nada. No les miento, sin exageración, cada minuto que pasaba después de que me lo removió me sentía mejor, y mejor, y mejor. Desafortunadamente, la Dra. G no tenía tiempo para nada y me preguntó qué pastilla quería como sustituto ya que no tenía el DIU. Le dije que quería la pastilla con solo progestina pero le quería hacer preguntas ya que tenía un poco de ansiedad por la pelotita que tenía en mi busto. Pero como ella no tenía tiempo para absolutamente nada, solo me dio las pastillas y prácticamente me tira de su oficina.


Al siguiente día, no tenía dolor, un milagro a estas alturas, y me sentía muy bien ya que empecé la pastilla la noche anterior. Como a la una de la tarde me empecé a sentir mareada y mi energía desapareció. Sabía que tal vez era debido a que era el día número 12 de estar sangrando. Traté de ver a una doctora pero me dijeron que desafortunadamente ya no aceptaban mi aseguranza así que ¡muy buena suerte! En mi casa, vi a una doctora que no me ayudó en casi nada, y no se como, ella me dijo que me podía ver la cara muy pálida y que fuera a la sala de urgencia para que me vieran. Obvio no fui, mi cara estaba pálida por la luz y mi cámara de celular que no es muy buena.


Segui buscando otra doctora, y encontré a Dra. F, F por un accidente Feliz ya que accidentalmente hice la cita para ese mismo día. Ni sabia que hice la cita hasta que me mandaron la confirmación y lei que era para esa tarde. Se me olvido agarrar mi bolsillo de tan confundida que estaba y me fui ya que era un poco lejos de mi.


50 minutos después, fui atendida por una asistente médico muy amable que me dio los documentos para llenar. 40 minutos después yo era la última paciente. Estaba tan nerviosa. Pensaba que me odiaban por ser la última y tan tarde ya que por lo regular cierran a las 5pm y eran como las 8pm.


Le dije a la asistente médico todo lo que pase ese mes y de la pelotita en mi busto. Me dijo que me iban a tener que hacer un ultrasonido y que la doctora iba a estar conmigo en unos minutos. 5 minutos después vino la doctora con una sonrisa grande y con mucha paciencia. Me escuchó todo, desde la operación hasta ese día. Ella estaba sorprendida que me encontraron la pelotita en enero pero no me podían ver hasta abril. Me dijo que me iba a dar una cita más temprano, me preguntó por la salud de mi familia y después me hizo el ultrasonido.


Su cara me decía que algo no estaba bien y fue cuando me pregunto si me hicieron un ultrasonido antes de ponerme el DIU. Le dije que no. Me dijo que fue algo muy malo porque yo tenía una fibroma cabal en el lado derecho donde me dolía bastante que si ella hubiera visto esto no me hubiera puesto el DIU.


Me sentí con un millón de emociones al mismo tiempo. Esto me válido exactamente lo que sentía y que yo no estaba loca por saber que no era mi endometriosis como me había dicho la primera doctora. También me puse a pensar en la Dra. G que me vio esa fibroma y aun asi no me quito el DIU hasta 2 semanas después. Cómo va a ser que todos los doctores operen tan diferente y que puedan dejar ir a sus pacientes con mucho dolor? Todo esto se pudo prevenir con un simple ultrasonido antes de ponerme esa babosada.


Estaba furiosa por decirlo calmadamente. Ahora me toca hacerme otros pares de ultrasonidos y un examen de busto para ver si todo esta bien.


Esto me abrió los ojos. Si una doctora no te ayuda con algo, siempre busca una segunda o tercera opinión. No es justo que vivas con dolor. Tú conoces tu propio cuerpo más que nadie.


6 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page